Los desconocidos de siempre


Los desconocidos de siemprepor Alejandro Agostinelli  Fotos: Hernán Zenteno y Pablo Piovano - Los disturbios más graves del viernes 1° de septiembre ocurrieron al anochecer. ¿Qué sentido tiene desatar episodios violentos durante una marcha masiva y pacífica? ¿A quién le sirve, en este momento, instalar el miedo? Un  cronista de Socompa filmó la entrada a la plaza de  un pequeño grupo de encapuchados.


Hoy 30 detenidos tras la marcha en reclamo de la aparición con vida de Santiago Maldonado declaran en Comodoro Py, luego de que los familiares lograran que eso no sucediera recién el lunes, como pretendía el juez. La demora tenía la intención de estigmatizar a quienes aprehendió la policía y convertir a los incidentes en una supuesta estrategia que permitiera al gobierno y a la policía mostrarse como los “buenos” de esta película. Ni los hechos ni las imágenes juegan a favor de esta postura. No pueden desmentir que cayeron presos tres periodistas y gente que no generó ni participó de los incidentes.

Es inevitable preguntarse por la identidad política de los responsables de los llamados “incidentes”. Sin información, claro, es una tentación que conviene evitar: echar leña a la máquina de fabricar rumores, permitir que se establezca una lista de enemigos a quienes declarar la guerra, también es cambiar el foco de lugar, es desviarse del reclamo que une a los argentinos conscientes de que hoy la prioridad es exigir la aparición con vida de Santiago.

Ayer, cuando nos retirábamos de Plaza de Mayo, a las 19:40  vimos un grupo de entre 40 a 50 jóvenes, casi todos encapuchados y algunos con palos y mochilas, cruzando Corrientes por Maipú. No hubiese buscado el celular para filmar su paso si no hubiese notado una actitud diferente en relación al resto de los manifestantes. Estaban cebadísimos. Cebadísimos quiere decir: parecían venir  de una arenga  que los alentara a  cumplir con una faena. Su actitud provocadora no encajaba con las coloridas muchedumbres llenas de parejas, familias, grupos de amigos, gente sola y las columnas de partidos, sindicatos y organizaciones defensoras de derechos humanos que había dejado atrás. Era verlos avanzar y darme cuenta que el grupo era una presencia fuera de sintonía. En ellos había una euforia fuera de registro. Para filmar sin ser notado me corrí a un costado. Algunos se acomodaron la capucha y al menos una integrante me hizo el símbolo de la paz que Lanata hizo tan popular entre los que votaron a este gobierno.

 

Trece cuadras más allá, en la dirección que llevaba el grupo, está el Edificio Tacuarí, sede del Círculo Suboficiales de Gendarmería Nacional. Al rato, el frente de ese club, sin personal de seguridad, fue acribillado a pedradas y bombazos. No hubo heridos. Era un adversario útil, mucho símbolo con el mínimo riesgo. Propio de una “batida” inteligente.

Cuando alerté desde mi muro en Facebook que estaba entrando aquella columna por Maipú, un contacto que acompaña con alegría al macrismo ironizó: “Deben ser del Pro”. Y no, claro que no eran del Pro. El Pro nunca concurrió a marchas por el reclamo de la aparición de ninguno de los desaparecidos que tuvimos, antes y durante la democracia, al menos no en forma orgánica. Lo único “orgánico” que conocemos son los desconocidos de siempre, los grupos capaces de instalar en los medios, sobre todos los oficialistas, que la movilización terminó en “graves incidentes”. Porque si hay una institución con la voluntad y los recursos de crear esta clase de “imágenes propiciatorias”, esos son los servicios de inteligencia del Estado. Y que le sirven, y mucho, al gobierno.

Los desconocidos de siempre

Otra vez: estas líneas no pretenden identificar a los provocadores sino formular preguntas. Una, ¿cuáles son las consecuencias de estos desmanes, tan pequeños y desafortunados que nadie, salvo suicidas o la astucia política de unos pocos, intentaría concretar? Dos, ¿estos “grupos de choque” solo buscan impregnar con su desprestigio los eventos en los que participan?

Estos embarradores de cancha, mercenarios o vocacionales, no son nuevos. También estuvieron presentes y actuaron en todas las marchas, durante la dictadura y en todos estos años de democracia.

Anoche, al finalizar el acto, la  violencia se extendió debido a la acción policial contra los primeros desmanes, sumando pedradas en respuesta a la represión en un círculo donde se lleva la peor parte el coro de enardecidos que nada tuvieron que ver con el inicio de los incidentes.

Los desconocidos de siempre

Cualquier despistado puede caer en la redada. Si alguno encontró en el camino una oportunidad para cargar contra la policía, debe saber que terminó trabajando para el provocador y para los noticieros oficialistas. Nadie, en esos momentos, pretende conscientemente poner en peligro la justicia de un reclamo, aunque sea eso lo que consigue su efecto acumulado. Lo que debemos saber es que existen personas que trabajan a destajo, como dice el presidente, para cambiar la percepción pública de este tipo de reclamos.

La calentura de buena parte de los manifestantes tuvo que ver con la naturaleza del conflicto: el reclamo de la aparición con vida de Santiago Maldonado está atravesado por el angustiante negacionismo del Estado, que desde el principio no quiso enfocarse en los principales sospechosos porque tanto en la desaparición como en el encubrimiento de la desaparición de Santiago Maldonado han intervenido la Gendarmería Nacional, la Justicia y funcionarios del más alto nivel del Poder Ejecutivo.

El maravilloso paisaje de miles y miles de personas pidiendo en paz por Santiago significa que este escenario sombrío es percibido tal cual es por muchísimas personas que consiguen entrar en contacto con la realidad más allá de TNLa Nación y Clarín. Eso genera bronca, miedo y desconfianza.

Se vuelve cada vez más urgente cambiar el curso de nuestra historia.

 

Los desconocidos de siempre

Ver original : http://www.so-compa.com/cronica/los-desconocidos-siempre/

ver: http://sivisp.org/santiago-maldonado-no-aparece/


 

Censura en la red


Censura en la redpor Andre Damon y Niles Niemuth - El objetivo del sistema de búsquedas es restringir el acceso a sitios web alternativos, cuya cobertura e interpretación de eventos entra en conflicto con los de medios del establishment, tales como el New York Times y el Washington Post.


En los tres meses desde que Google, el monopolio de Internet, anunciara planes para impedir que los usuarios accedieran a “noticias falsas”, ha caído significativamente el posicionamiento global de tráfico de un amplio abanico de organizaciones izquierdistas, progresistas, contrarias a la guerra y de los derechos democráticos.

El 25 de abril de 2017, Google anunció que había implementado cambios en su servicio de búsqueda para dificultar que los usuarios accedieran a lo que llamó información “de baja calidad” tales como “teorías de la conspiración” y “noticias falsas”.

La compañía dijo en un post en un blog que el propósito central del cambio en su algoritmo de búsqueda era darle al gigante de las búsquedas un mayor control para identificar contenido considerado objetable según sus pautas. Declaró que había “mejorado nuestros métodos de evaluación e hizo actualizaciones algorítmicas” con el objeto de “hacer aflorar más contenido fiable”.

Google continuó, “El mes pasado actualizamos nuestras Pautas para el Posicionador de Calidad de las Búsquedas para proporcionar ejemplos más detallados de páginas de baja calidad para que los posicionadores los señalicen adecuadamente”. Esos moderadores tienen instrucción de señalizar “experiencias de usuarios molestas”, incluyendo páginas que presentan “teorías conspirativas”, a no ser que “la búsqueda indique claramente que el usuario está buscando un punto de vista alternativo”.

Google no explica con precisión qué quiere decir con la expresión “teoría de la conspiración”. Usando la categoría amplia y amorfa de las noticias falsas, el objetivo del sistema de búsquedas de Google es restringir el acceso a sitios web alternativos, cuya cobertura e interpretación de eventos entra en conflicto con los de medios del establishment tales como el New York Times y el Washington Post.

Señalizando contenido de manera que no aparezca en las dos primeras páginas de resultados de una búsqueda, Google es capaz de bloquear de hecho el acceso de los usuarios a él. Dado que enormes cantidades del tráfico web son influidas por los resultados de las búsquedas, Google puede de hecho esconder o enterrar contenido que no le conviene mediante la manipulación de los posicionamientos de las búsquedas.

Justo el mes pasado, la Comisión Europea multó a la compañía con 2700 millones de dólares por manipular los resultados de las búsquedas para dirigir a los usuarios de manera inapropiada a su propio servicio de comparación de compras, Google Shopping. Ahora, parece que Google está usando esos métodos criminales para impedir que los usuarios accedan a puntos de vista políticos que la compañía considera objetables.

El World Socialist Web Site ha sido blanco de los nuevos “métodos de evaluación” de Google. Mientras que en abril de 2017 se originaron 422.460 visitas al WSWS en búsquedas en Google, la cifra ha bajado a unas estimadas 120.000 este mes, una caída de más del 70 por ciento.

Aun utilizando términos de búsqueda como “socialista” y “socialismo”, lectores nos han informado de que lo tienen cada vez más difícil para localizar al World Socialist Web Site con sus búsquedas en Google.

Según el servicio de herramientas de administración de sitios web de Google, el número de búsquedas que desembocaron en que el usuario viera contenido del World Socialist Web Site (es decir, que apareciera un artículo del WSWS en una búsqueda hecha en Google) cayó desde 467.890 al día a 138.275 a lo largo de los tres meses pasados. La posición media de artículos en búsquedas, mientras tanto, cayó de 15,9 a 37,2 a lo largo del mismo período.

David North, director de la Junta Editorial Internacional del WSWS, declaró que Google está implicada en la censura política.

“El World Socialist Web Site existe desde hace casi 20 años”, dijo, “y ha logrado reunir a una vasta audiencia internacional. Durante la primavera pasada, el número de visitas individuales al WSWScada mes superó los 900.000.

“Mientras un porcentaje significativo de nuestros lectores entra al WSWS directamente, muchos usuarios de la web acceden al sitio mediante buscadores, de los cuales Google es el más ampliamente utilizado. No hay ninguna explicación inocente para esta caída extraordinariamente aguda en lectores, casi de la noche a la mañana, provenientes de búsquedas en Google”.

“La pretensión de Google de que está protegiendo a los lectores de las ‘noticias falsas’ es una mentira motivada políticamente. Google, un monopolio masivo, con muy estrechos vínculos con el Estado y agencias de inteligencia, está bloqueando el acceso al WSWS y a otros sitios web de izquierdas y progresistas a través de un sistema de búsquedas amañadas”.

En los tres meses desde que Google implementara los cambios en su buscador, menos gente ha accedido a sitios de noticias de izquierdas o que se oponen a la guerra. En base a información disponible en Alexa analíticas, otros sitios que han experimentado drásticas caídas en el posicionamiento incluyen a WikiLeaksAlternetCounterpunchGlobal ResearchConsortium News y Truthout. Incluso grupos prominentes de los derechos democráticos como American Civil Liberties Union y Amnesty International parecen haber sido afectados.

Según Google Trends, el término “noticia falsa” casi se cuadruplicó en popularidad a principios de noviembre, en torno a la época de las elecciones estadounidenses, cuando los demócratas, medios del establishment y agencias de inteligencia intentaron achacar a la “información falsa” la victoria electoral de Donald Trump sobre Hillary Clinton.

El 14 de noviembre, el New York Times proclamó que Google y Facebook “se enfrentaban a una crítica creciente acerca de cómo las noticias falsas en sus sitios podrían haber influido el resultado de las elecciones presidenciales”, y estarían tomando medidas para combatir las “noticias falsas”.

Diez días más tarde, el Washington Post publicaba un artículo, “Esfuerzo de propaganda ruso ayudó a difundir ‘noticias falsas’ durante las elecciones, dicen los expertos”, que citaba a un grupo anónimo conocido como PropOrNot que compiló una lista de sitios de “noticias falsas” que difundían “propaganda rusa”.

La lista incluía varios sitios categorizados por el grupo como “izquierdistas”. De manera significativa, puso en su mira a globalresearch.ca, que reproduce a menudo artículos del World Socialist Web Site.

Después de la crítica generalizada de lo que era poco más que una lista negra de sitios que se oponen a la guerra y al establishment, el Washington Post se vio obligado a publicar una retractación, declarando “el Post, que no nombró a ninguno de los sitios, como tal no respalda la validez de los hallazgos de PropOrNot”.

El 7 de abril, Bloomberg News informó de que Google estaba trabajando directamente con el Washington Post y el New York Times para “comprobar los hechos” de los artículos y eliminar las “noticias falsas”. A esto siguió la nueva metodología de búsqueda de Google.

Tres meses después, de los 17 sitios declarados como de “noticias falsas” por la lista negra desacreditada del Washington Post, 14 vieron caer su posicionamiento. El declive medio del alcance global de todos esos sitios es el 25 por ciento, y algunos sitios vieron caer un 60 por ciento su alcance global.

“Estas acciones por parte de Google constituyen una censura política y son un ataque descarado a la libertad de expresión”, dijo North. “En momentos en los que es generalizada la desconfianza pública hacia los medios del establishment, este gigante corporativo está explotando su posición monopolística para restringir el acceso público a un amplio espectro de noticias y análisis críticos”.

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2017/07/31/goog-j31.html

Siria y Venezuela





 

Sigue adelante la operación de desestabilización contra Venezuela. En su fase inicial, grupúsculos violentos, que realizaban manifestaciones contra el gobierno, asesinaron a simples transeúntes, e incluso a personas que se habían unido a sus protestas callejeras. En una segunda etapa, los grandes distribuidores de alimentos provocaron un desabastecimiento en los supermercados. Posteriormente, desertores de las fuerzas del orden realizaron ataques armados contra la sede del ministerio del Interior y el Palacio de Justicia, llamaron a la rebelión y pasaron a la clandestinidad.

La prensa internacional ha atribuido siempre al «régimen» las muertes registradas durante las manifestaciones, aunque numerosas grabaciones de video demuestran que son asesinatos perpetrados deliberadamente por los propios manifestantes. Basándose en esa información falsa, esa prensa califica al presidente Nicolás Maduro de «dictador», como lo hizo antes –hace 6 años– con el Guía libio Muammar el-Kadhafi y con el presidente sirio Bachar al-Assad.

Estados Unidos ha utilizado la Organización de Estados Americanos (OEA) contra el presidente Maduro, como mismo utilizó antes la Liga Árabe contra el presidente Assad. Sin esperar a ser excluido de la OEA, el gobierno de Venezuela denunció la maniobra y se retiró de esa organización [1].

No obstante, el gobierno de Maduro ha sufrido 2 reveses:
  • gran parte de sus electores no acudió a votar en las elecciones legislativas de diciembre de 2015, permitiendo así que la oposición obtuviera la mayoría de los escaños en el Parlamento,

  • y se dejó sorprender por la escasez artificialmente provocada de alimentos –a pesar de que una maniobra similar ya había tenido lugar en el pasado en Chile, contra el gobierno de Salvador Allende, y en la misma Venezuela, contra el presidente Hugo Chávez. Ante esa crisis, el gobierno necesitó varias semanas para implantar nuevos circuitos de abastecimiento.


Todo indica que el conflicto que está comenzando en Venezuela no se limitará a las fronteras de ese país. Es probable que abarque todo el noroeste de Sudamérica y el Caribe.

Se ha dado un paso adicional con el inicio de preparativos militares contra Venezuela, Bolivia y Ecuador, desde México, Colombia y lo que fue la Guayana británica. Esta coordinación es obra del equipo de la antigua Oficina Estratégica para la Democracia Global (Office of Global Democracy Strategy); unidad creada por el presidente demócrata Bill Clinton y mantenida por el vicepresidente republicano Dick Cheney y su hija Liz. La existencia de esa oficina fue confirmada el actual director de la CIA, Mike Pompeo, lo cual llevó a que la prensa, y posteriormente el propio presidente Trump, hablaran de una opción militar estadounidense contra Venezuela.

Empeñado en salvar su país, el equipo del presidente Maduro no ha querido seguir el ejemplo del presidente sirio Assad. Según el análisis imperante en el seno de ese equipo, se trata de situaciones completamente diferentes. Estados Unidos, principal potencia capitalista, agrede a Venezuela para apoderarse de su petróleo, siguiendo un esquema que ya se ha visto muchas veces en 3 continentes. Ese punto de vista acaba de verse reafirmado por un reciente discurso del presidente boliviano Evo Morales.

Es importante recordar que el presidente iraquí Saddam Hussein, en 2003, y el Guía Muammar el-Kadhafi, en 2011, así como numerosos consejeros del presidente sirio Bachar al-Assad razonaban de esa misma manera. Estimaban que Estados Unidos agredía sucesivamente a Afganistán e Irak, y posteriormente a Túnez, Egipto, Libia y Siria sólo para derrocar los regímenes que se resistían a su imperialismo y controlar los recursos energéticos del Medio Oriente ampliado, o Gran Medio Oriente. Son numerosos los autores antiimperialistas que aún mantienen ese análisis, tratando, por ejemplo, de explicar la guerra contra Siria con la interrupción del proyecto de gasoducto qatarí.

Pero los hechos han echado abajo ese razonamiento. El objetivo de Estados Unidos no era derrocar los gobiernos progresistas –en los casos de Libia y Siria–, ni robar el petróleo y el gas de la región sino destruir los Estados, hacer retroceder sus pueblos a los tiempos de la prehistoria, a la época en que «el hombre era el lobo del hombre».

Los derrocamientos sucesivos de Saddam Hussein y de Muammar el-Kadhafi no dieron paso al restablecimiento de la paz. Las guerras continuaron a pesar de la instalación de un gobierno de ocupación en Irak y, en otros países de la región, de regímenes que incluían a colaboradores del imperialismo completamente contrarios a la independencia nacional. Esas guerras prosiguen actualmente, demostrando que Washington y Londres no aspiraban simplemente a derrocar regímenes, ni a defender la democracia sino a aplastar a los pueblos. Esta es una constatación fundamental que modifica por completo nuestra comprensión del imperialismo contemporáneo.

Esa estrategia, radicalmente nueva, comenzó a ser impartida como enseñanza por Thomas P. M. Barnett desde el 11 de septiembre de 2001. Fue dada a conocer y se expuso públicamente en marzo de 2003 –o sea justo antes de la guerra contra Irak– en un artículo de la revista estadounidense Esquire, y posteriormente en el libro titulado The Pentagon’s New Map, pero parece tan cruel que nadie ha creído que pudiera llegar a aplicarse.

Para el imperialismo se trata de dividir el mundo en dos: una zona estable que goza de los beneficios del sistema y otra zona donde el caos alcanza proporciones tan espantosas que nadie piensa ya en resistir sino sólo en sobrevivir, zona donde las transnacionales pueden extraer las materias primas que necesitan sin rendir cuentas a nadie.


Desde el siglo XVII y la guerra civil británica, Occidente se desarrolló temiendo siempre el surgimiento del caos. Thomas Hobbes enseñó a los pueblos de Occidente a someterse a la «razón de Estado» con tal de evitar el tormento que sería el caos. La noción de caos volvió a aparecer con Leo Strauss, después de la Segunda Guerra Mundial. Ese filósofo, que formó personalmente a numerosas personalidades del Pentágono, pretendía establecer una nueva forma de poder sumiendo una parte del mundo en el infierno.

La experiencia del yihadismo en el Medio Oriente ampliado nos ha mostrado lo que es el caos.

Después de haber reaccionado ante los acontecimientos de Deraa –en marzo y abril de 2011– como se esperaba que lo hiciera, utilizando el ejército para enfrentar a los yihadistas de la mezquita al-Omari, el presidente Assad fue el primero en entender lo que estaba sucediendo. En vez de reforzar los poderes de los servicios de seguridad para enfrentar la agresión exterior, Assad puso en manos del pueblo los medios necesarios para defender el país.

Comenzó por levantar el estado de emergencia, disolvió los tribunales de excepción, liberó las comunicaciones vía internet y prohibió a las fuerzas armadas hacer uso de sus armas si con ello ponían en peligro las vidas de personas inocentes.

Esas decisiones, que parecían ir contra la lógica de los hechos, tuvieron importantes consecuencias. Por ejemplo, al ser atacados en la región de Banias, los soldados de un convoy militar, en vez de utilizar sus armas para defenderse, optaron por quedar mutilados bajo las bombas de los atacantes, e incluso morir, antes que disparar y correr el riesgo de herir a los pobladores que los veían dejarse masacrar sin intervenir para evitarlo.

Como tantos otros en aquel momento, yo mismo creí que Assad era un presidente débil con soldados demasiados leales y que Siria iba a ser destruida. Pero, 6 años más tarde, Bachar al-Assad y las fuerza armadas de la República Árabe Siria han ganado la apuesta. Al principio, sus soldados lucharon solos contra la agresión externa. Pero poco a poco cada ciudadano fue implicándose, cada uno desde su puesto, en la defensa del país. Y los que no pudieron o no quisieron resistir, optaron por el exilio. Es cierto que los sirios han sufrido mucho, pero Siria es el único país del mundo, desde la guerra de Vietnam, que ha logrado resistir la agresión militar externa hasta lograr que el imperialismo renunciara por cansancio.

En segundo lugar, ante la invasión del país por un sinnúmero de yihadistas provenientes de todos los países y poblaciones musulmanes, desde Marruecos hasta China, el presidente Assad decidió renunciar a la defensa de una parte del territorio nacional con tal de garantizar la posibilidad de salvar a su pueblo.

El Ejército Árabe Sirio se replegó en la «Siria útil», o sea en las ciudades, dejando a los agresores el campo y los desiertos. Mientras tanto el gobierno sirio velaba constantemente por el abastecimiento en alimentos de todas las regiones que controlaba. Contrariamente a lo que se cree en Occidente, el hambre ha afectado sólo las zonas bajo control de los yihadistas y algunas ciudades que se han visto bajo el asedio de esos elementos. Los «rebeldes extranjeros» –y esperamos que los lectores nos disculpen por lo que puede parecer un oxímoron–, con abundante abastecimiento garantizado por las asociaciones «humanitarias» occidentales, utilizaron su propio control sobre la distribución de alimentos para someter poblaciones enteras imponiéndoles un régimen de hambre.

El pueblo sirio comprobó por sí mismo que era el Estado sirio, la República Árabe Siria, quien le garantizaba alimentación y protección, no los yihadistas.

El tercer factor es que el presidente Assad explicó, en un discurso que pronunció el 12 de diciembre de 2012, de qué manera esperaba restablecer la unidad política de Siria. Resaltó específicamente la necesidad de redactar una nueva Constitución y de someterla a la aprobación del pueblo por mayoría calificada, para realizar después una elección democrática de la totalidad de los responsables de las instituciones, incluyendo –por supuesto– al presidente.

En aquel momento, los occidentales se burlaron de la decisión del presidente Assad de convocar a elecciones en medio de la guerra. Hoy en día, todos los diplomáticos implicados en la resolución del conflicto, incluyendo a los de la ONU, respaldan el plan Assad.

A pesar de que los comandos yihadistas circulaban por todo el país, incluyendo la capital, y asesinaban a los políticos hasta en sus casas y junto a sus familias, el presidente Assad estimuló a los miembros de la oposición interna a hacer uso de la palabra. Assad garantizó la seguridad del liberal Hassan el-Nouri y del marxista Maher el-Hajjar para aceptaran, al igual que él mismo, correr el riesgo de presentarse como candidatos en la elección presidencial de junio de 2014. A despecho del llamado al boicot que lanzaron la Hermandad Musulmana y los gobiernos occidentales, y desafiando el terror yihadista, a pesar de que millones de sirios habían salido del país, el 73,42% de los electores respondieron al llamado de las urnas.

Por otro lado, desde el principio mismo del conflicto, el presidente Assad creó un ministerio de Reconciliación Nacional, algo nunca visto en un país en guerra. Confió ese ministerio al presidente de un partido aliado, el PSNS, Alí Haidar, quien negoció y concluyó más de un millar de acuerdos de amnistía a favor de ciudadanos que habían tomado las armas contra la República, muchos de los cuales decidieron incluso convertirse en miembros del Ejercitó Árabe Sirio.

A lo largo de esta guerra, y a pesar de lo que afirman quienes lo acusan injustamente de haber generalizado la tortura, el presidente Assad no ha recurrido nunca a medidas coercitivas en contra de su propio pueblo. No ha instaurado ni siquiera un reclutamiento masivo o un servicio militar obligatorio. Todo joven tiene siempre la posibilidad de sustraerse a sus obligaciones militares y una serie de pasos administrativos permite a cualquier varón evitar el servicio militar si no desea defender su país con las armas en la mano. Sólo los exiliados que no han realizado esos trámites pueden verse en situación irregular en relación con esas leyes.

A lo largo de 6 años, el presidente Assad ha recurrido constantemente al respaldo de su pueblo, otorgándole responsabilidades, y ha hecho a la vez todo lo posible por alimentarlo y protegerlo. Y ha corrido siempre el riesgo de dar antes de recibir. Así se ha ganado la confianza de su pueblo y es por eso que hoy cuenta con su activo respaldo.

Las élites sudamericanas se equivocan al ver en la situación de hoy la simple continuación de la lucha de las pasadas décadas por una distribución más justa de la riqueza. La lucha principal ya no es entre la mayoría del pueblo y una pequeña clase de privilegiados. La opción que se planteó a los pueblos del Gran Medio Oriente, y a la que pronto tendrán que responder también los sudamericanos, no es otra que defender la Patria o morir.

Los hechos así lo demuestran. El imperialismo contemporáneo ya no tiene como prioridad apoderarse de los recursos naturales. Hoy domina el mundo y lo saquea sin escrúpulos. Ahora apunta a aplastar a los pueblos y destruir las sociedades de las regiones cuyos recursos ya explota hoy en día.

En esta nueva época de violencia, sólo la estrategia de Assad permite mantenerse en pie y preservar la libertad.



Según este mapa, extraído de un Powerpoint que Thomas P. M. Barnett presentó en 2003 durante una conferencia impartida en el Pentágono, los Estados de todos los países incluidos en la zona rosada deben ser destruidos. Ese proyecto no tiene nada que ver con la lucha de clases en el plano nacional, ni con la explotación de los recursos naturales. Después de destruir el Medio Oriente ampliado, los estrategas estadounidenses se preparan para acabar con los Estados en los países del noroeste de Latinoamérica.


+






En mayo de 2017, Thierry Meyssan explicaba en Russia Today que las élites sudamericanas están cometiendo un grave error ante el imperialismo estadounidense. En esta entrevista, Meyssan insiste en el cambio de paradigma de los conflictos armados actuales y subraya la necesidad de un radical replanteo sobre la manera de defender la patria.




 Ver También: INTERPRETACIONES DIVERGENTES EN EL CAMPO ANTIIMPERIALISTA – 2ª PARTE

El proyecto militar de Estados Unidos para el mundo
por Thierry Meyssan


DAMASCO (SIRIA)
Aunque todos los expertos concuerdan en que los acontecimientos en Venezuela siguen el mismo modelo que los de Siria, hay quienes cuestionan el anterior artículo de Thierry Meyssan sobre las interpretaciones divergentes de esos hechos en el campo antiimperialista. Este artículo responde a esas dudas. Pero no se trata aquí de una simple querella entre especialistas sino de un debate de fondo sobre el viraje histórico que estamos viviendo desde el 11 de septiembre de 2001 y que afecta las vidas de todos los que habitamos este planeta.





Estados Unidos y el terrorismo yihadista


Estados Unidos y el terrorismo yihadistaPor: Nazanín Armanian - “¿Qué es lo más importante para la historia del mundo? ¿El Talibán o el colapso del imperio soviético?” Es la respuesta de quién fue el asesor de seguridad del presidente Jimmy Carter, Zbigniew Brzezinski, a la pregunta de la revista francesa Le Nouvel Observateur (del 21 de enero de 1998) sobre las atrocidades que cometen los yihadistas de Al Qaeda. Una escalofriante falta de ética de individuos como él que destruyen la vida de millones de personas para alcanzar sus objetivos.

En esta entrevista, Brzezinski confiesa otra realidad: que los yihadistas no entraron desde Pakistán para liberar su patria de los ocupantes “infieles soviéticos”, sino que seis meses antes de la entrada del Ejército Rojo a Afganistán, Estados Unidos puso en marcha la Operación Ciclón el 3 de julio de 1979, enviando a 30 mil mercenarios armados incluso con misiles Stinger a Afganistán para arrasar el país, difundir el terror, derrocar el gobierno marxista del Doctor Nayibolá y tender una trampa a la URSS: convertirlo en su Vietnam. Y lo consiguieron. A su paso, violaron a miles de mujeres, decapitaron a miles de hombres y provocaron la huida de cerca de 18 millones de personas de sus hogares, casi nada. Caos que continúa hasta hoy.

Esta ha sido la piedra angular sobre la que se levanta el terrorismo “yihadista” y al que Samuel Huntington dio cobertura teórica con su Choque de Civilizaciones. Así, consiguieron dividir a los pobres y desheredados de Occidente y de Oriente, haciendo que se mataran en Afganistán, Iraq, Yugoslavia, Yemen, Libia y Siria, confirmado la sentencia de Paul Valéry: “La guerra es una masacre entre gentes que no se conocen, para el provecho de gentes que si se conocen pero que no se masacran”

Consiguieron neutralizar la oposición de millones de personas a las guerras y convertir en odio la empatía. Con el método nazi de “una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”:

El atentado del 11de septiembre no lo cometieron los talibanes afganos. La CIA en 2001 había implicado al gobierno de Arabia Saudí en la masacre ¿Por qué, entonces, EEUU invadió y ocupó Afganistán?
Las armas de destrucción masiva no las tenía Iraq. El único país en Oriente Próximo que las posee, y de forma ilegal, es Israel y gracias a EEUU y Francia.
Tampoco EEUU necesitaba invadir a Iraq para hacerse con su petróleo. Demoler el estado iraquí tenía varios motivos, como eliminar un potencial enemigo de Israel y ocupar militarmente el corazón de Oriente Próximo, convirtiéndose en el vecino de Irán, Arabia Saudí y Turquía.
Las cartas con ántrax que en EEUU mataron a cinco personas en 2001, no las enviaba Saddam Husein como juraba Kolin Powell, sino Bruce Ivins, biólogo de los laboratorios militares de Fort Derrick, Maryland, quien “se suicidó” en 2008.
Ocultaron la (posible) muerte de Bin Laden agente de la CIA, hasta la pantomima organizada el 1 de mayo del 2011 por Obama, en el asalto hollywoodiense de los SEAL a un domicilio en Abottabad, a pesar de que la ex primera ministra de Pakistán, Benazir Bhutto, ya había afirmado el 2 de noviembre del 2007 que el saudí había sido asesinado, por un posible agente de MI6 (quizás en 2002). Benazir fue asesinada casi un mes después de esta revelación. Mantener “vivo” a Bin Laden durante 8-9 años le sirvió a EEUU aumentar el presupuesto del Pentágono (de 301 mil millones de dólares en 2001 a 720 mil millones en 2011), incrementar los contratos de armas de Boeing, Lockheed Martin, Raytheon, etc. y vender millones aparatos de seguridad y cámaras de vídeo-vigilancia, montar cárceles ilegales por el mundo, legitimar y legalizar el uso de la tortura, practicar asesinatos selectivos y colectivos (llamados “daños colaterales”) y concederse el derecho exclusivo de invadir y bombardear al país que desee.
Una vez testados en Afganistán, la OTAN envió a éstos “yihadistas” a Yugoslavia con el nombre del Ejercito de Liberación de Kosovo; luego a Libia y les puso el nombre de “Ansar al Sharia”, y a Siria, donde primero les denominó “rebeldes” y luego les dio otros 5-6 nombres diferentes. En esta corporación terrorista internacional, la CIA se encarga del entrenamiento, Arabia Saudí y Qatar de “cajero automático” como dijo el ministro alemán de Desarrollo, Gerd Mueller, y Turquía, miembro de la OTAN, acoge, entrena y cura a los hombres del Estado Islámico. ¡Son los mismos países que forman la “coalición antiterrorista!
¿Cómo decenas de servicios de inteligencia y los ejércitos de cerca de 50 países, medio millones de efectivos de la OTAN instalados en Iraq y Afganistán, que han gastado miles de millones de dólares y euros en la “guerra mundial contra el terrorismo” durante 15 largos años, no han podido acabar con unos miles de hombres armados con espada y daga de Al Qaeda?

Así fabricaron al Estado Islámico


 

Siria, finales del 2013. Los neocon aumentan la presión sobre el presidente Obama para enviar tropas a Siria, y necesitan una casus belli. El veto de Rusia y China a una intervención militar en el Consejo de Seguridad, la ausencia de una alternativa capaz de gobernar el país una vez derrocado o asesinado el presidente Asad, el temor a una situación caótica en la frontera de Israel, eran parte de a los motivos de Obama a negarse. Sin embargo, el presidente y sus generales pierden la batalla y los sectores más belicistas del Pentágono y la CIA, Qatar, Arabia Saudí, Turquía y los medios de comunicación afines asaltan la opinión pública con las imágenes de las decapitaciones y violaciones cometidas por un tal Estado Islámico. Una vez que el mundo acepta que “hay que hacer algo”, y al no tener el permiso de la ONU para atacar Siria, el Pentágono, el bombero pirómano, diseña una especial ingeniería militar:
  1. Traslada en junio de 2014 a un sector del Estado Islámico de Siria a Iraq, país bajo su control, dejando que ocupe tranquilamente el 40% del país, aterrorizando a cerca de ocho millones de personas, matando a miles de iraquíes, violando a las mujeres y niñas.

  2. Organizó una potente campaña de propaganda sobre la crueldad del Estado Islámico, semejante a la que hicieron con las lapidaciones de los talibanes a las mujeres afganas, y así poder “liberar” a aquel país. ¡Hasta la eurodiputada Emma Bonino cayó en la trampa, encabezando la lucha contra el burka, mirando al dedo en vez de la luna!

  3. Afirmó que al ubicarse el cuartel general de los terroristas en Siria, debían atacar Siria.

  4. Obama cesó de forma fulminante al primer ministro iraquí Nuri al Maliki, por oponerse al uso del territorio iraquí para atacar a Siria.

  5. Objetivo conseguido: EEUU por fin pudo bombardear, ilegalmente, Siria el 23 de septiembre del 2014, sin tocar a los “yihadistas” de Iraq. Gracias al Estado Islámico, hoy EEUU (y Francia, Gran Bretaña y Alemania) cuentan con bases militares en Siria, por primera vez en su historia desde donde podrán controlar toda Eurasia. Siria deja de ser (tras la caída de Libia en 2011 por la OTAN) el único país del Mediterráneo libre de bases militares de EEUU.

  6. Y lo sorprendente: desde esta fecha hasta el julio del 2017, el Estado Islámico mantiene ocupado el norte de Iraq sin que decenas de miles de soldados de EEUU hayan hecho absolutamente nada. Al final, el ejército iraquí y las milicias extranjeras chiítas liberan Mosul, eso sí, cometiendo terribles crímenes de guerra contra los civiles.



El terrorismo en la estrategia del “Imperio del Caos”





Bombardear los escombros: El imperio de la destrucción





Aunque nadie negaría el potencial destructivo de los grandes poderes imperiales de la historia, el imperio estadounidense de la destrucción podría ser único. En estos años, en la cúspide de su poderío militar, ha sido totalmente incapaz de traducir esa ventaja de poder en algo que no sea la producción de escombros. Casi 16 años después del 11-S, los estadounidenses continúan obsesivamente atemorizados por ellos mismos.



El terrorismo “yihadista” cumple cuatro principales funciones para EEUU: militarizar la atmósfera en las relaciones internacionales, en perjuicio de la diplomacia; arrebatar las conquistas sociales, instalando estados policiales (los atentados de Boston, de París e incluso el de Orlando) y una vigilancia a nivel mundial; ocultar las decisiones vitales a los ciudadanos; hacer de bulldozer, allanando el camino de la invasión de sus tropas en determinados países, y provocar caos, y no como medio sino como un objetivo en sí.

Si durante la Guerra Fría Washington cambiaba los regímenes en Asia, África y América Latina mediante golpes de Estado, hoy para arrodillar a los pueblos indomables recurre a bombardeos, enviar escuadrones de muerte, y sanciones económicas, para matarles, debilitarles dejarles sin hospitales, agua potable y alimentos, con el fin de que no levanten cabeza durante generaciones. Así, convierte a poderosos estados en fallidos para moverse sin trabas por sus territorios sin gobierno.

EEUU que desde 1991 es la única superpotencia mundial, ha sido incapaz de hacerse con el control de los países invadidos, debido al surgimiento de otros actores y alianzas regionales que reivindican su lugar en el nuevo mundo. Y como el perro del hortelano, ha decidido sabotear la creación de un orden multipolar que intenta gestarse, provocando el caos: debilita BRICS conspirando contra Dilma Russeff y Lula da Silva en Brasil; impide una integración Económica en Eurasia, propuesta por Rusia a Alemania archivada con la guerra en Ucrania, y mina el proyecto chino de la Nueva Ruta de la Seda y una integración geoeconómica de Asia-Pacífico que cubriría dos tercios de la población mundial, y en cambio crea alianzas militares como la “OTAN sunnita” y organizaciones terroristas con el fin de hundir Oriente Próximo en largas guerras religiosas.

Anunciar que ha diseñado un plan para el “cambio de régimen” en Irán –un inmenso y poblado país-, ante la dificultad de una agresión militar, significa que pondrá en marcha una política de desestabilización del país mediante atentados y tensiones étnico-religiosas. La misma política que puede aplicar Corea del Norte, Venezuela, o Bolivia, y otros de su lista del “Eje del Mal”, y todo el servicio de perpetuar su absolutista hegemonía global: que intentase derrocar a su aliado Tayyeb Erdogan es el colmo de la intolerancia.

Antes de los trágicos atentados en Cataluña, el Estado Islámico atacó a la aldea afgana de Mirza Olang. Llenó varias fosas comunes con al menos 54 cadáveres de mujeres y hombres y tres niños decapitados, y se llevó a unas 40 mujeres y niñas para violarlas.

Conclusión: que el “yihadismo” no es fruto de la exclusión de los musulmanes, ni siquiera se trata de la lógica de los vasos comunicantes y el regreso de los “terroristas que hemos criado en Oriente”. “Vuestra causa es noble y Dios está con vosotros”, dijo Zbigniew Brzezinski a sus criaturas, los yihadistas.

 

Operación Gladio B en Barcelona


 Operación Gladio B en BarcelonaYa tardaban ya…en hacer el “tour” terrorista-islamista por España y eligieron, casualidad, la región donde mayor comunidad musulmana existe en este país, sin duda, el sitio ideal para fabricar caladeros de “integristas”. No han tardado tampoco en utilizar la misma mecánica criminal de anteriores atentados de falsa bandera: usar un camión en lugar de las típicas bombas o ametrallamientos, activar la necesaria “desaparición” de la prueba principal del crimen, es decir, matar por la vía rápida a los “terroristas” para silenciar la más que probable verdad, y, cómo no….han vuelto a aparecer pasaportes o documentos de identidad “perdidos” de los “yihadistas” (recordando Nueva York, París, Niza, Manchester…). El teatro continua…y las huellas dactilares de una falsa bandera u Operación Gladio B vuelven a ser evidentes.

La secuencia de hechos relatados por Falsimedia muestra a las claras las debilidades de esta nueva farsa yihadista, salvo que se ha introducido la “novedad” (ahora desmentida) de que los “terroristas abatidos” en Cambrils decían (que ya era mucho decir) que llevaban cinturones de explosivos adosados a la cintura, un poco como en aquel timo que se ejecutó en Leganés el 11-m. El recurrir a esta última narrativa grotesca de la inmolación yihadista no era nada más que una pantomima del juego del terror globalista, pero sirve como espectáculo. La versión oficial es sólo eso, consumo de crédulos.

Porque ¿cómo es que sabían que los “terroristas” iban a cometer un “segundo atentado” si, como se dice, los explosivos eran falsos y a los que señalan autores del mismo (que ya no pueden hablar) les liquidaron sin dar opción a detenerles y obtener de ellos información? Qué misterio oye. Más simulacros: se habla, como cortina de humo, de que la CIA había advertido de que algo gordo se estaba preparando en Barcelona y no le hicieron ni puto casito por estos pagos. Ja..ja..si lo sabrían al detalle los de la agencia del crimen americana (así como los del Mossad y otros de las putrefactas cloacas)…tanto como lo que ocurrió el 11-s, 11-m, 7-j, Bruselas, Berlín, París…Otro globo sonda para hacer más realista el atentado. Y la gente se traga toda esta mierda sin rechistar porque es más sencillo hablar de “teorías de la conspiración” que contrastar, analizar críticamente, refutar o informarse al margen de las patrañas oficiales. Creer a todo un aparato gigantesco de manipulación mediática es lo más fácil del mundo ya que no exige esfuerzo mental alguno.

Por supuesto, han aparecido las imprescindibles “construcciones” anexas o pistas falsas para dar forma al cuerpo oficial del atentado: una de ellos es el “suceso” de Alcanar (Tarragona), donde una “explosión” en un piso, inicialmente atribuida al gas, ahora dicen que fue obra de “explosivos” que estaban fabricando los terroristas (sic) el cual habría servido como “almacén”, mientras que el patsy o tonto útil aparecía inmediatamente en escena con el señalamiento (a los mass-mierda les viene de perlas) de un ciudadano marroquí al que atribuyen complicidad en el atentado. Se llama Driss Oukabir y es “identificado” rápidamente como futurible camionero del ISIS, aunque según el propio marroquí (“detenido”) fue a denunciar a la policía que le habían “robado” la cartera los malos del circo yihadista. Oukabir representa el típico chivo expiatorio de libro al que no han tardado en imputar el tremendo delito de publicar en Facebook vídeoclips de música rap en una lengua que podría ser árabe, y también una publicación de una página llamada Mesh heek en la que se denuncia, con varias fotos y un vídeo, la “colonización” a los árabes, en referencia al conflicto entre Israel y Palestina.

 

DRISS OUKABIR ¿EL TONTO ÚTIL O INÚTIL?
Esto último sería la ominosa prueba demostrativa de su radicalización al ISIS, según la chusma-prensa. Árabe y pro-palestino, buff.…requisito para ser terrorista, odiar a Israel y a Occidente y…vale ya, que dijo aquella infecta fiscal del 11-m. Así se trafica y se sesga la “información” en unos medios controlados que sólo buscan la inmediatez de titulares acusatorios, intimidatorios, aunque sean falsos, con tal de servir a los propósitos de la desinformación masiva y el adoctrinamiento general. Lo de Oukabir apesta, vamos a decirlo claro, a encerrona.

De otra parte, un oscuro episodio a anotar sería la muerte de un ciudadano español (sin “antecedentes”) a manos de la policía. Supuestamente, esa persona habría atropellado a un Mosso en un control de carretera…noticia que ha pasado totalmente de puntillas en los media, hecho que no se han molestado en clarificar (cuando pase la inoculación islamista colectiva…veremos), consensuando todos en la dirección deseada no sea que una víctima colateral arme demasiado ruido y enturbie la payasada “yihadista”.

Seamos claros y concisos: lo ocurrido en Barcelona tiene todas las trazas de ser una operación terrorista de inteligencia similar a otras que han ocurrido en Europa en los últimos veinte años. Se llama Operación Gladio B, engendro muy bien explicado y diseccionado por la ex informante del FBI, Sibel Edmonds y otros denunciantes como James Corbett, el historiador suizo Daniele Ganser o el ex de la NSA, Wayne Madsen. Las demás motivaciones sobre el atentado de Barcelona que puedan dar lugar a múltiples y variopintos análisis, según he podido leer en algunos medios alternativos extranjeros (que si el referéndum catalán, que si Israel no es bien vista en muchos municipios catalanes y cosas similares) no dejan de ser un arma de distracción masiva.

De la prensa española mejor no leer demasiado porque huele de antemano a vasallaje y sumisión hacia la versión oficial, tanto por parte de medios progres como de ultraconservadores. Es una apisonadora hegemónica donde la mentira es su modus operandi. Y ya no hablemos de la mayor parte de los comentarios que lees por parte del esclerotizado y narcotizado ciudadano medio: acrítico, borrego y manejable para lo que quieren los globalistas, esto es, cierre de filas ante la versión oficial, apoyo a las tesis imperialistas e islamofobia gratis.

El nexo explicativo común de Barcelona y anteriores atentados de falsa bandera ejecutados en Europa sigue siendo incuestionable: se trata de seguir postrándose a los intereses geopolíticos de EEUU, la OTAN e Israel, lo que supone en la práctica incentivar la continuación de la guerras de agresión en Oriente Medio (Siria), inventarse países u organizaciones enemigas y reforzar la dictadura global de seguridad (en España lo vamos a ver pronto). Occidente ha creado, financiado y apoyado militarmente al terrorismo islámico en TODO el mundo (con el silencio cómplice de los grupos de poder mediáticos y la progre-fachadumbre política) para la consecución de sus objetivos imperiales.

Se podría decir que Occidente es el gran gestor del terrorismo durante la segunda mitad del siglo XX y lo que llevamos de siglo XXI. Lo hizo, tras la II Guerra Mundial, con la trama Gladio en Europa (utilizando a la mafia, a los nazis, al Vaticano, a elementos fascistas y a miembros de “extrema izquierda”), en el Sudeste asiático con Pol Pot o en Sudamérica con los escuadrones de la muerte. Y lo sigue haciendo, a día de hoy (una vez certificado el fin del bloque soviético), con sus monigotes islamistas, el nuevo enemigo común fabricado a conveniencia.

En definitiva, no hace falta ir a la historia del Gladio anticomunista de la guerra fría o recordar las fechas de los atentados de falsa bandera de todos conocidos para saber que estamos en manos de una élite política mundial criminal, el eje euro-americano-sionista, que es capaz de matar a sus propios ciudadanos y también a los de otros países en aras de la conquista del poder global. Es tan sencillo y cruel como esto.

 

Tomado del blog: Berlinconfidencial.com

Ver también: El Gladio y el terror de falsa bandera

El Gladio y el terror de falsa banderaGladio fue una red clandestina creada por la OTAN durante la guerra fría para realizar atentados de falsa bandera y culpar así falsamente a los comunistas: el atentado de Bolonia o el secuestro de Aldo Moro en Italia, adjudicados inicialmente a los comunistas, fue perpetrado por Gladio para crear un clima de miedo y justificar gobiernos autoritarios derechistas. Pero Gladio tambien participó en España en el asesinato de Carrero Blanco, debido a la negativa de la España Franquista de entrar a la OTAN. Veamos la red Gladio en Italia, Alemania y España.

Gladio fue inicialmente creado por la OTAN y llevado en secreto por la CIA y el servicio de inteligencia británico MI6. Su objetivo inicial era evitar que los países europeos de oeste fueran invadidos por la URSS, pero rápidamente degeneró en atentados de falsa bandera para desprestigiar a los partidos comunistas europeos, muy fuertes antaño. Los atentados buscaban generar un clima de miedo e inseguridad que justificarían la aplicación de leyes de control social así como gobiernos autoritarios anticomunistas. No fue hasta los años 90 donde se descubrió todo el entramado. Su lema era Silendo libertatem servo (en silencio protejo la libertad).

El investigador suizo Daniele Ganser, documentó la red Gladio en su libro “Los ejércitos secretos de la OTAN. La operación Gladio y el terrorismo en Europa occidental”, dándolo a conocer al público.

Secuestro y asesinato de Aldo Moro


Gladio se centró especialmente en Italia durante los “años de plomo” en los 70, en medio de la “estrategia de la tension“, como medio para facilitar la llegada de un gobierno autoritario derechista para hacer frente al Partido Comunista Italiano (PCI). Para que os hagáis una idea, en las elecciones generales del 1976 el PCI saco el 34% de los votos, sus mejores resultados, siendo el segundo partido más votado y pisándole los talones a la Democracia Cristiana, que con 38% de los votos, ganó las elecciones. Por si fuera poco, el tercer partido era el PSI, Partido Socialista Italiano, con un 10%.

¡Qué casualidad que justo cuando el PCI iba a entrar al gobierno se produjera el asesinato del político democristiano!

La posibilidad de que en las próximas elecciones el PCI ganase las elecciones era muy real, por lo que USA, UK y otros países de la OTAN se asustaron y planearon cometer atentados para desprestigiar al PCI, e impedir que Italia se acercase a la URSS. La Democracia Cristiana pensaba pactar con el PCI para intentar así moderar sus posiciones, por lo que en 1978 se produjo el proceso de Solidaridad Nacional, mediante el cual el PCI entraría a formar parte del gobierno. Es entonces cuando las Brigadas Rojas, grupo terrorista marxista, secuestra y posteriormente asesina al antiguo primer ministro Aldo Moro, perteneciente a la Democracia Cristiana. El país entero quedó conmocionado, rompiéndose el proceso y regresando los comunistas a la oposición.

Todo es más extraño todavía debido a que el democristiano Aldo Moro era partidario del compromesso storico, un gobierno conjunto con los comunistas del PCI. ¿Por qué iban a atentar precisamente contra aquel que estaba a favor de la entrada del PCI al gobierno?

El atentado fue reivindicado por los Brigadas Rojas, pero realmente fue una operación de falsa bandera ejecutada por Gladio para desestabilizar el gobierno e impedir el pacto entre la DC y el PCI. Debido a la aparición de la organización revolucionaria Brigadas Rojas, Gladio pudo atribuirle los atentados que ellos cometían y así desprestigiar a la izquierda.

Matanza de Bolonia


El mayor acto terrorista llevado a cabo por Gladio fue la matanza de Bolonia el 2 de agosto de 1980, cuando una bomba explotó en dicha estación matando a 85 personas e hiriendo a otras 200. Es el atentado terrorista más grave que sufrió Italia desde la II Guerra Mundial. En un principio se culpó a las Brigadas Rojas, pero tras comprobar que los servicios secretos habían puesto pistas falsas, se descubrió durante la investigación la existencia de Gladio por primera vez.

El reloj de la estación de Bolonia se paró a las 10:25, hora del atentado. Aún hoy se conserva ese reloj marcando la misma hora.

Matanza de Bolonia. El reloj marca las 10:25

Tras la investigación, se detuvo a miembros del grupo terrorista neofacista Ordine Nuovo, a dos agentes del servicio secreto militar italiano y un integrante de la Logia Masónica Propaganda Due. Durante el juicio el neofascista Vincenzo Vinciguerra confesó la existencia de una estructura oculta dentro del Estado vinculada con la OTAN, llamada Gladio, que realizaba brutales atentados para culpar a los comunistas y así poder justificar leyes represoras. Los atentados eran perpetrados por neofascistas con ayuda de los servicios secretos italianos. Vinciguerra cumplía cadena perpetua por el atentado de Peteano de 1972 y declaró que el atentado de Piazza Fontana en 1969, atribuido inicialmente a anarquistas, tenía como objetivo forzar la declaración del estado de emergencia para empujar a Italia a un régimen autoritario derechista.

Resumen:

Tras la II guerra mundial se reclutó al general nazi Reinhard Gehlen como presidente de la Bundesnachrichtendienst (BND), el servicio secreto de Alemania Occidental. Gehlen creó la Organización Gehlen, embrión de Gladio en la OTAN. Por poner un ejemplo, los medios alemanes sacaron a la luz que en 1952 el grupo neonazi Bundesdeutscherjungend había sido armado por servicios secretos de la OTAN. Gehlen se mantuvo como presidente de la BND hasta 1968, donde fue forzado a dimitir debido al escándalo.

La red Gladio era completamente desconocida en Alemania hasta que recientemente Andreas Kramer confesó que su padre, Johannes Kramer, oficial de los servicios secretos alemanes (BND) trabajaba para la red Gladio (Gladio-stay Behind) y fue responsable del atentado terrorista de la Oktoberfest de Munich en 1980, así como los atentados en Luxemburgo entre 1984 y 1985, conocido como Bommeleeër Affär (affair de bombas).

El atentado de Okotoberfest de Munich, con trece muertos incluido el terrorista, fue de los peores atentados sufrido por Alemania tras la II Guerra Mundial. Fue atribuido al neonazi Gundolf Köhler, estudiante y miembro de la banda neonazi Wehrsportgruppe Hoffmann. Johannes Kramer, al enterarse del atentado, dijo a su hijo: Yo no quería eso. Su padre le confesó que utilizaban a personas ajenas a Gladio como neonazis (llamados tontos útiles) y les suministraban el material necesario, como las armas y bombas. Su padre también participó en atentados sin reivindicar en Luxemburgo contra infraestructuras, para crear un clima de miedo y facilitar la imposición de leyes autoritarias.

Mientras que en Luxemburgo se ha realizado un gran juicio, en Alemania sus declaraciones no han salido en ningún periodico ni medio de comunicación alemán. ¿Será que lo consideran fake news?

Fuentes:
La Vanguardia – Andreas Kramer: “He golpeado un nido de avispas”
https://en.wikipedia.org/wiki/Oktoberfest_terror_attack
https://es.wikipedia.org/wiki/Reinhard_Gehlen#Inicios_de_la_Guerra_Fría
https://en.wikipedia.org/wiki/Bombers_Affair

Gladio en España


Pero si pensabais que el único objetivo de Gladio era acabar con el comunismo estáis muy equivocados.

Un caso notable es el asesinato de Carrero Blanco en 1973, perpetrado por la banda terrorista ETA mediante una bomba lapa en el coche, el cual supuso un duro golpe a la dictadura franquista. Casualmente, la embajada de Estados Unidos se encontraba al lado del túnel donde se preparaban los hechos. Con todo el ruido que se realizaría excavando el túnel, ¿y en la embajada no oyeron nada? Igualmente, Argala, el único miembro de ETA capaz de identificar al misterioso hombre en gabardina que entregó a ETA el itinerario de Carrero, fue asesinado años más tarde por el Batallón Vasco Español, el cual integraba miembros de Gladio. Otras fuentes hablan de los antifranquistas Eva Forest y Alfonso Sastre como aquellos que entregaron los documentos, pero con la muerte de Argala ya no lo sabremos nunca.

Carrero Blanco, había sido nombrado sucesor de Franco, era considerado el hombre fuerte que permitiría la continuación del régimen y, lo que es más importante, se oponía al ingreso de España en la OTAN, negándose a obedecer ordenes de Estados Unidos. Es más, la agencia soviética TASS declaró que la CIA ordenó asesinarlo, ya que durante la guerra de Yom Kipor en 1973, Carrero impidió que EEUU usara sus bases en territorio español. No se niega la autoría de ETA, pero se sospecha que ese atentado contó con el beneplácito de USA y otros países, por lo que bien podríamos estar hablando de una operación Gladio.

¡Ilusos aquel que piense todavía que esto se trata de izquierdas o derechas! ¡Esto trata de globalismo y nacionalismo!

Gladio actuó tanto por la España Franquista, como más adelante contra ella: En la masacre de Atocha de 1977, se asesinaron a cinco abogados laboralistas por parte de la extrema derecha. Sin embargo, según el servicio de inteligencia italiano CESIS, Carlo Cicuttini participó en el atentado (el cual estaba involucrado junto a Vincenzo Vinciguerra en la bomba en Peteano de 1972) perteneciente a Gladio. Con esto se pretendería forzar la legalización del partido comunista y desestabilizar el país. Igualmente, los sucesos de Montejurra contra carlistas, tuvo la colaboración con miembros de la operación Cóndor de Sudamérica (Stefano Delle Chiaie, miembro de la Triple A). Curiosamente, los grupos terroristas como ETA, Terra Lliure, GRAPO, .. aparecen con la llegada de Gladio, aunque esto último no ha sido en modo alguno confirmado.

Fuente: el país – Un informe oficial italiano implica en el crimen de Atocha al ‘ultra’ Cicuttini, relacionado con Gladio

Lista de operaciones de Gladio


El entramado Gladio no se redujo sólo a Italia, sino que operó en prácticamente todos los países de Europa occidental:

Bélgica: las masacres de Brabante en los años 80 fueron atribuidas al brazo belga de Gladio. Ver Gladio belga.
Alemania: Atentado de Oktoberfest en Munich (1980)
Grecia: apoyo de Gladio al golpe de Estado de 1967, dando pie a la Dictadura de los Coroneles, dirigida por G. Papadópoulos, primer agente de la CIA en gobernar un país europeo
Turquía: Contraguerrilla
Luxemburgo: Una serie de bombas contra edificios públicos por parte de Gladio para crear el pánico e imponer leyes autoritarias. Conocido como Bombers Affair.
Consecuencias

Tal fue la repercusión del descubrimiento público de Gladio que el Parlamento Europeo se vio obligado a aprobar una resolución en noviembre de 1990 reconociendo la existencia de dicha organización y llamando a desmantelarla. Sin embargo, a día de hoy nadie ha sido juzgado por los atentados cometidos. La siguiente semana revelaré la conexión de Gladio con el terrorismo islamista actual.

PD: El nombre Gladio proviene originalmente de Gladius, un tipo de espada corta muy popular entre los guerreros del Imperio Romano. De ahí procede el nombre Gladiador. Estas espadas fueron adaptadas de las espadas de los íberos, las cuales eran muy efectivas. ¡Vaya forma de ensuciar un nombre tan noble!

El control de las elitesPor Carlos Santa María - La democracia para el régimen estadounidense es un sistema donde las élites deben poseer el control económico, político, social, humano, de una nación.


Una nación, que funciona acorde con los principios de la Corporatocracia o directorio transnacional propietario de gran parte del planeta (o del todo si fuese posible), basado en un Orden Mundial obligatorio.

Los fundamentos de esta Corporación que domina el gobierno de numerosas naciones, iniciando por EE.UU., Inglaterra, Francia, Arabia Saudí, Rumania, Polonia, varios países latinoamericanos simbolizados por México, entre otros, son cuatro básicamente: 1, poseer todas las riquezas naturales del mundo; 2, castigar a quien se oponga a sus designios; 3, provocar una guerra mundial si es necesario; 4, romper todo asomo de libertad real en cada nación que desafíe sus propósitos imperiales.

Por tanto, son naciones “democráticas” aquellas cuyo gobierno acepta sin contemplaciones vender todas sus riquezas naturales, inclinarse ante dichas autoridades, actuar bajo su influjo, entregar los pueblos para su domesticación.

Cabe reconocer en la Cleptocracia, nombre por el cual también se conoce esta élite, una altísima capacidad de presionar y concientizar a grandes masas de población de que su propuesta es la mejor y, a su vez, sea desconocida en esencia. Debe ser admitida su habilidad para potencializar a individuos con una alta dosis de entrega, que tomen el poder político, militar, religioso, infraestructural, para dicha función.

Son labores de una democracia así enfocada las siguientes: 1, demoler todo gobierno soberano, al no reconocer las elecciones presidenciales cuando gana un candidato que no es de su afecto, calificarlo como dictadura con el fin de enervar el sentimiento anticomunista, desestabilizarlo hasta el extremo sin importar los pueblos. Las verdaderas dictaduras y la violencia son consideradas democráticas: el caso de Chile en la época de Allende, la oposición en Venezuela, Ucrania, la agresión a Irán, son la confirmación clara. Cuando hay violencia para regresar al sistema capitalista es definido como libertad, es decir, asesinar es válido.

2. Los asuntos internos de todo país son su objetivo…menos los suyos o de sus aliados. El analista Luis Casado manifiesta datos concretos, desconocidos por la opinión pública: según el Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés)en el año 2014 hubo en los EE.UU. 8 mil 124 muertes por disparos de armas de fuego y, según el New York Times, la tasa de homicidios cometidos con armas de fuego es de 31 por cada millón de habitantes, el equivalente de 27 personas asesinadas cada día. México, país controlado por el narcotráfico, tuvo 1.938 homicidios solo en el mes de enero 2017. El caso del banco HSBC, modelo de impunidad, tenía presencia en 75 países, declaraba 54 millones de clientes, colaborando con los carteles de la droga de México y Colombia, blanqueando unos 880 mil millones de dólares. Esto es democracia, así como el “plebiscito” en Venezuela organizado por la oposición, aunque la elección de la Asamblea Nacional Constituyente bajo supervisión técnica y legal no fue reconocida.

3. La desestabilización como herramienta.

El estímulo al odio, la frustración, la negación del pensamiento o la lógica, apelar al sentimiento por sobre la razón, se ven refrendados en el mensaje de la Casa Blanca a su embajada en Venezuela para retirar a todos los familiares y, a su vez, la orden dada a aerolíneas extranjeras de suspender sus viajes a dicha nación, con el fin de crear un ambiente de guerra civil.

Ello ha llevado a que las fuerzas estadounidenses en el planeta no sean vistas como adalides de la libertad ya que hoy se habla de cobardía y provocaciónlo que determina el aumento en la percepción negativa de dichas fuerzas.

A pesar de no haber ninguna resolución de la ONU que permita una intervención en Siria, ni permiso del gobierno para desplegar comandos sobre el terreno, ni apoyar a grupos armados al margen de la ley, USA está quebrantando una vez más la credibilidad de las instituciones internacionales obrando la margen de la legislación aprobada. Estimular a grupos terroristas como Daesh y Al-Qaeda es un principio supuestamente democrático.

4. Guerra de cuarta generación: ocultar y engañar a los pueblos.

Es “libertad de información” que la empresa privada tenga el 100% de los Medios o posea el control estatal de la comunicación. Así, mentir es un postulado fundamental, demostrado en la información dada por Infobae donde reconocían un 12,4% de la votación en Venezuela siendo que era de 41%. Al tener multitud de comentarios sobre la falsificación dada fue borrada de la página principal. El caso de Argentina, donde los controladores de la votación PASO fueron enviados a sus hogares para no conocer los verdaderos resultados, es diciente. Cuando Mike Pence dice que intervendrán militarmente, la prensa calla y no condena dicha “justicia”.

5. Defender a personas que representen sus intereses, otorgando el país como refugio.

La democracia significa proteger a todos los líderes golpistas y sanguinarios del mundo para darles oportunidad de maniobra. La historia es interminable: el criminal Sha de Irán, Reza Pahlavi, Fethulá Gülen de Turquía, Luis Posada Carriles, agente de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, en inglés), Foley (asesino de Orlando Letelier), a ladrones perseguidos por la justicia internacional. Actualmente es la persecución a narcos de gran valor económico con el fin de apoderarse de sus riquezas y la protección a golpistas venezolanos como Ramón Muchacho... todo en aras de la libertad.

En síntesis, la gente honesta y valiente del planeta no puede compartir tal concepto de democracia por su deformación y peligro que entraña para la humanidad. Lo que exige la gente consciente del planeta es que el régimen estadounidense se dedique a resolver sus propios problemas internos, entre ellos, la deuda económica verdadera y política más grande del mundo: cerca de 20 billones de dólares y millones de seres humanos asesinados.

El mandato ético es que dicho régimen resuelva sus propios problemas de coacción, de racismo, de asesinatos, de desaparecidos, de guerras e intervención en otros estados, etc. Lo primero que debe hacer todo ciudadano inteligente es desconfiar de palabras que frecuentemente se escuchan y ven en los Medios afiliados a la Corporatocracia: libertad, democracia, paz, sólo son válidas cuando expresan la equidad y justicia para el mundo.

Santiago Maldonado no aparece


La Lof en Resistencia de Cushamen rompió el silencio y contó los detalles de la represión del 1º de agosto.


"Santiago estaba agarrado de una rama, con el agua hasta las rodillas, y los gendarmes arriba"


por Maxi Goldschmidt-Revista Cítrica - En la tarde del domingo, mientras la atención nacional estaba puesta en las PASO, llegamos a la Lof en Resistencia de Cushamen. A unos doscientos metros de la tranquera, sobre la ruta 40, un micro y una camioneta de Gendarmería vigilaban. “A la vuelta los van a parar y les van a pedir documentos. Así lo hacen con los que se acercan al territorio”, nos habían advertido antes de salir desde El Bolsón.

No sabíamos si íbamos a ser recibidos, por más que nos llevaran compañeros, de los tantos comprometidos con la lucha mapuche y que también por estas horas están siendo asediados.

Por seguridad, las lamien (hermanas) y los peñi (hermanos) de la Lof que están cerca del alambrado lindero a la ruta, están encapuchados.

Su lonco, Facundo Jones Huala, está preso ilegalmente por una causa en la que ya fue juzgado. Y lleva 14 días en huelga de hambre.

Santiago Maldonado, un no mapuche que fue apoyarlos, está desaparecido.

En ese contexto, y con tal nivel de violencia represiva, mediática, política y judicial, ¿a quién le puede resultar violento que anden encapuchados? No hacerlo, sería exponerse ante un poder que, a cara de descubierta o no, los seguirá llamando “terroristas” y buscará exterminarlos.

De estas cosas hablamos ni bien nos presentamos y traspasamos la tranquera. Y de Santiago -el Brujo o el Vikingo, como lo conocen allí-, de la represión del 1 de agosto, de las marchas en todo el país, de la importancia de contar con un relato propio sobre lo ocurrido en los últimos días. De que esa voz llegue a personas y medios que los apoyan. De que esa voz, de que esa versión que está faltando, se conozca, se replique. De que ayude, al menos un poco, a enfrentar tanta impunidad y mentira.

Alrededor de un fuego, junto a una casilla de madera que resistió la furia de la Gendarmería porque “había dos peñi con sus niños”, hablamos durante poco más de una hora. Hasta del Bauen hablamos. Porque una lamien había conocido a un cooperativista del hotel y quería saber cuál era la situación, si todavía resistían el desalojo.

En el horizonte, el sol se reflejaba en los picos nevados. Por el campo, un par de chicos jugaba, corrían. Uno, tenía en la mano algo verde: un cartucho.

“No lo tomen a mal. Pero si pueden espérennos en el auto, del otro lado de la tranquera. Vamos a bajar a hablar sobre esto que nos proponen. No estamos haciendo entrevistas, queremos preservarnos. Pero lo consultaremos con otros peñi y nos acercaremos a decirle lo que decidimos”, nos dijo con voz pausada y dulce un señor que podría haber sido nuestro abuelo, al que sólo le veíamos los ojos y que nos despidió con un fuerte apretón de manos.

Unos 45 minutos después, vimos venir caminando a otro peñi. Vestía jeans y un poncho marrón con retazos verdes. Su mano y su voz eran más jóvenes. Ya dentro del auto, prendimos el grabador.

Los mapuches llaman pentukun a una formalidad que realizan cuando llegan a un lugar o reciben a alguien. En su lengua, se presentan saludando, enumerando su nombre, su familia, el lugar de donde vienen, la identidad de su lonco y algunas otras cuestiones importantes de remarcar antes de iniciar la charla. En este caso, “saludar a toda la gente mapuche y no mapuche también. A los amigos a los que pueda llegar esta entrevista”. Lo dijo en mapuche y después lo tradujo.

Decidimos venir hasta acá porque es difícil encontrar información de primera mano y confiable de la situación que están viviendo, de la represión que sufrieron en la Lof y de todo lo que tiene ver con la desaparición de Santiago Maldonado.

En la situación en la cual nos encontramos, más allá del dolor y la bronca que uno puede llegar a sentir como persona y consciente de la militancia que se ha llevado a nuestro compañero Santiago, nosotros no vamos a callar la voz. Este proceso de recuperación se ha fortalecido mucho más de lo que el winka esperaba, de lo que nosotros esperábamos, y a pesar de todo lo que está pasando, la persecución política que están sufriendo los militantes sociales, la prisión política de Facundo, la militarización del territorio acá en la comunidad, hacen que uno tome más que nunca la iniciativa en el proceso en el que nos embarcamos allá en el año 2015, que fue recuperar las tierras productivas que fueron usurpadas. Y en ese camino es donde hoy nos encontramos, en ese camino es que se llevaron a nuestros compañeros, a Santiago, a Facundo que lo tienen preso, en ese camino es que están intentando criminalizar la lucha.

¿Cómo fue la previa a la represión y a la desaparición de Santiago?

Primero hicimos un corte de ruta aquí para denunciar la prisión política de Facundo, las detenciones y violencia que habían sufrido los peñi y las lamien en Bariloche: a las once de la mañana decidimos saltar el alambrado y como forma de comunicación cortar la ruta. Repartimos panfletos, se conversó también con los camioneros de la situación en Bariloche. Recién alrededor de las cinco de la tarde, se hizo presente Gendarmería, con un (camión) Unimog y tres camionetas llenas de efectivos. Se bajan fuertemente armados en el cruce y empiezan a descender para donde nosotros nos encontrábamos. Cuando están a una distancia de cuarenta metros, empiezan a disparar y entonces activamos nuestro grupo de autodefensa.

¿Cómo se defendieron?

Con ondas de revoleo y piedras. Así logramos repeler la agresividad que había mantenido Gendarmería en ese rato. Se van unos kilómetros más atrás y ahí nos leen por altoparlante una orden de desalojo firmada por Otranto y nos dan dos horas para desalojar la ruta.

¿Entonces existió una orden?

La leyeron por altoparlante. Nosotros hasta el día de hoy desconocemos si existió realmente. No sabemos bien qué decía la orden tampoco, no se entendía bien pero decían que era una orden firmada por Otranto. Nosotros volvemos a la ruta. Justo había un periodista de canal 4 que había venido a cubrir el corte, quien se acerca hasta los gendarmes y le solicita la orden de allanamiento, la cual le es negada. El muchacho les insiste que como la orden era de conocimiento público podía hacerle una toma con la cámara y se difundía. Pero no se la mostraron. El periodista volvió, hizo una toma acá, despejamos la ruta y entramos al territorio. Ese día supuestamente quedaba en libertad Facundo y hablamos mucho para ver qué estaba pasando con la gente en Bariloche. Teníamos dos focos importantes y aquí tampoco sabíamos qué iba a pasar.

¿Y qué pasó?

No se acercó nadie, no pasaba ni un auto, porque habían desviado el tránsito allá arriba, en lo que es el cruce a Cholila y Epuyén, y a acá en la subcomisaría de Leleque, por Cholila también.

¿Habían liberado la zona?

Sí, para que no entrara nadie, como pasó en la represión de enero. Despejaron la ruta y quedó tierra de nadie. Alrededor de las cuatro y media de la mañana aparece un contingente muy grande de Gendarmería. Llegamos a contar 21 vehículos. Sacaron un pino que habíamos dejado en la ruta y se apuestan ahí, donde están ahora. Y a las seis y cuarto se acercaron unas camionetas de Gendarmería con las luces apagadas. Nosotros escuchamos los motores desde el sector de guardia y cuando alumbramos, inmediatamente empiezan a disparar. Pensamos en un primer momento que se nos iban a meter así que tomamos posiciones y empezamos a defendernos como antes.

¿Gendarmería disparaba con balas de plomo?

Sí, con nueve milímetros y escopetazos. No es la primera vez que nos ha tocado esto. Y uno con el solo ruido ya se da cuenta. Un escopetazo suena mucho más fuerte, y en cambio la nueve milímetros te silba en la oreja. Nos estaban cazando. Alumbraban para dentro del campo y donde nos veían nos tiraban. Estuvieron así como 15 minutos hasta que se fueron.

El Piltriquitron, imponente y con sus picos nevados minutos atrás, deja de verse por la bruma pero fundamentalmente por la noche que avanza. Las ventanillas se empañan en los bordes y muy cada tanto se escucha la velocidad de un auto. En el cruce se ven las luces del micro donde los gendarmes estarán hablando o mirando sus celulares. Aquella noche, en cambio, eran muchos más y no estaban tan tranquilos.

Aquella noche, estaban preparando la cacería.

¿Cómo fueron los hechos del día siguiente?

Estábamos bastantes desgastados pero volvemos a entrar a la ruta a eso de las once de la mañana, porque hay algo que no se puede callar. Y por más que repriman y esas cosas uno utiliza la forma de difusión que tiene a mano. Y en ese momento era la ruta. Inmediatamente bajó el contingente de unos cien gendarmes y empezaron abrir fuego sin hacer asco a nada.

¿Ahí ustedes se vuelven a replegar y se meten en el territorio?

Primero los enfrentamos. Les tirábamos piedras y le gritábamos que se fueran. Que ellos no tenían nada que hacer acá, porque nosotros estábamos ejerciendo nuestro derecho a la protesta y estábamos denunciando lo que el Estado estaba haciendo con nosotros. Uno trata de convencer igual, pero sabemos que ellos tienen la cabeza lavada lamentablemente. Siguieron tirando. Formaron una línea a lo ancho de la ruta. Los del medio con escopetas y a los costados, dos o tres gendarmes tirando con nueve milímetros. Nos replegamos al territorio. Pensamos que sólo venían a desalojar la ruta y que entonces iba a cesar el fuego. Pero siguieron tiroteando para adentro. Se vinieron para el alambrado. No los dejábamos entrar hasta que nos atraviesan un Unimog acá al costado, se apuestan cinco tiradores atrás y empiezan a tirar.

La voz se entrecorta, se detiene. En la oscuridad empañada del auto sólo se escucha una respiración más fuerte. En silencio, nos aguantamos un llanto que en un rato será inevitable cuando hablemos de Santiago. ¿Dónde carajo lo tendrán?

“Dejemos, seguimos después”. Pero el peñi quiere continuar, consciente de que la verdad, que este relato silenciado, tiene que llegar a más personas: “Empiezan a tirar, tirar, tirar, mientras los otros gendarmes se dispersan por el resto del alambre y comienzan a ingresar por distintas partes. Hasta que el Unimog hace una pantalla acá, rompen el candado de la tranquera, y ahí entran todos corriendo al grito de 'agarren a uno, agarren a uno'. Y el jefe del operativo gritaba: 'Tirales, Tirales'”.

Fue mucho peor que la represión de enero.

Sí, fue algo que no se había vivido nunca aquí. Entraron a punta de pistola disparando y disparando. Aguantamos todo lo que pudimos hasta que en un momento hicieron un ingreso todos los efectivos. Y ahí nos corren hasta el río, unos setenta metros. Donde nos tirábamos por diferentes partes, por donde podíamos, porque la lluvia de balas no cesaba. Ahí es donde el compañero Santiago no logra cruzar. Porque mientras nosotros íbamos nadando por el río, la Gendarmería igual nos seguía tirando adentro del agua. Nos tiraban con nueve milímetros, con escopetas y con piedras algunos. No les importaba nuestra vida a la Gendarmería. Ellos vinieron a matar a uno acá. El compañero nadó hasta una parte y al ver que las piedras llovían de arriba y los tiros no cesaban, decidió volverse para la orilla. Y ahí es donde hay otro peñi que lo ve al compañero Santiago agarrado de una rama, con el agua hasta las rodillas y los gendarmes arriba. Y después hay otro peñi más que también ve a tres efectivos de la Gendarmería que están golpeando a alguien que no logra reconocer.

Era Santiago...

Y sí.. Ahí sale el Unimog cargado. Sube hasta el cruce de allá. Y vemos cómo se atraviesa una camioneta blanca junto al Unimog. Varios gendarmes hacen una pantalla para que no se vea lo que están haciendo. Y la camioneta blanca de Gendarmería sale para allá, como rumbo a Esquel. Por eso no hay la menor duda de que se lo llevó la Gendarmería. Que ellos lo tienen y que ellos son los responsables de que el compañero no aparezca. Ellos y todos los medios de comunicación que también han aportado a la difamación no sólo de la comunidad sino también de nuestro proyecto de vida. Porque aquí no es que solo se ve a unas personas tirar piedras y cortar rutas. Sino que aquí hay un proyecto de vida. Como decía Santiago: “Es un gusto estar con los terroristas. Los terroristas de la verdura”, decía y se reía.

¿Por qué de la verdura?

Porque habíamos estado comiendo verdura el día anterior, cuando él llegó. Y le contábamos que estábamos plantando ajos y otras cosas. Él nos había acompañado en otras represiones anteriores. Y esa noche habíamos estado conversando bastante.

Nos contaron que Santiago es alguien de mucha conciencia, y también de muy buen humor.

Sí, el humor no le faltaba al compañero. Igual uno lo conoce poco, y siempre nos vimos en estos contextos de represión, en los que las charlas se tornan más serias. Pero igual uno va viendo la forma de vida que tienen los compañeros, cómo es el compañero, cómo se desarrolla. Y él, por más que estemos hechos de goma, cansados y esas cosas, nos hacía reír bastante. Y esa noche nos había hecho reír.

¿Qué les decía?

Cosas… De hecho esa noche nos dijo que si un día él no estaba, teníamos que decirle LHT. Viste que ahora muchos se ponen nombres con siglas. “¿Y eso qué es?”, le preguntamos. “Las hice todas. Así tienen que decirme”. Y así fue, él compañero las hizo todas. Y si es que la Gendarmería lo mató, murió como un gran luchador social, consciente de la causa nuestra, con sus principios. Y así lo recordamos.

Acá lo conocen como El Brujo, ¿no?

Sí, El Brujo y también El Vikingo le decíamos. El decía que tenía descendencia vikinga, siempre hablaba de eso y que le gustaba mucho el mar, como a los vikingos. De hecho tenía la barba así, y nosotros en joda le decíamos que se la tenía que cortar porque iba a asustar a cualquiera. Ese día también jodíamos que si venía la represión lo mandábamos al Vikingo adelante, que con esa barba asustaba y capaz no nos reprimían tanto. Nos reímos mucho esa noche. Santiago nació en 25 de mayo y aunque no era mapuche era muy consciente de nuestra historia y se ocupó de recuperar también la del lugar donde vivía. Y después anduvo por todos lados, acompañando luchas. También conversamos esa noche de lo sorprendente de la resistencia de los pescadores allá en Chiloé.

¿El estuvo allá?

Sí, estuvo acompañando a los pescadores. Y a uno lo ponía contento conversar de esas cosas, porque cuando conversás con esas personas que andan haciendo cosas, acompañando y poniendo el cuerpo, es como que uno encuentra su par, porque uno también acá está poniendo su cuerpo, su cabeza, su consciencia, y sabe lo que arriesga. Y él también era consciente de eso. Era consciente de que estábamos en una zona en conflicto. No era la primera vez que venía en una represión y siempre decía que estaba orgulloso de la gente y los jóvenes que luchaban.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
top