Oliver Stone puso su lente mirando al Sur


Fervor Latino
Por Martín Mazzini (desde Caracas)  | Revista Veintitres

El pueblo es el invitado de honor”, dice la publicidad en la televisión del hotel cinco estrellas. “Tiene mucho que ver contigo”, rezan los carteles. Hablan de Al sur de la frontera, el documental de Oliver Stone que al día siguiente se proyectará, gratis, en la Plaza Bolívar, en el centro de Caracas. Y que el jueves 3 se estrenó en la Argentina, con el apoyo del Centro Cultural Caras & Caretas. El protagonista: Hugo Chávez Frías, secundado por un elenco estelar de presidentes latinoamericanos, en su lucha por cambiar las relaciones de poder en el continente.

La ciudad –la primera imagen que uno tiene al dejar el aeropuerto, lleno de publicidades oficiales que proclaman el socialismo, junto a otras de Movistar– se encarama en las montañas, peleándole lugar a la verde vegetación. Los barrios tienen algo de favelas brasileñas, con el estilo Caminito: una casa amarilla, la de al lado roja, la siguiente azul. Los colores de la bandera venezolana.

“No pasarán, no pasarán”, repite el chofer de la camioneta como un mantra. No se refiere a la invasión imperialista sino a otro movimiento con la misma fuerza: el tránsito caraqueño. El hombre parece divertido al empuñar su larguísima combi contra las 4x4 que intentan cruzar la calle. Adentro del vehículo, la inmensa comitiva que acompaña al director de Pelotón –productores franceses, estadounidenses, un director de cámaras argentino-español– comenta la conferencia de prensa que Stone dio por la mañana: “La primera pregunta fue por qué no entrevistó a la oposición, después cuál es su principal crítica a Chávez”. Stone respondió que “aparece demasiado en televisión”. La película, explicó el director, “no es un análisis sino una introducción a algo de lo que no se habla en los Estados Unidos”, donde los medios bombardean con la imagen del “dictador anticapitalista”.

Leer más / Ocultar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
top