“No aguantábamos ni a los mentirosos ni a los cobardes”



Esta larga entrevista con Alberto Granado nunca se publicó en un libro, como él quería. Tampoco fue posible el encuentro en Venezuela para rememorar el paso del Che y del petiso Granado por ese país, donde ambos se separaron en 1952 para reencontrarse en el primer año de la Revolución cubana.  Aquí está ese diálogo y las fotos que antes de morir en La Habana le hiciera Roberto Chile.

"Rosa Miriam: por iniciativa de la Embajadora de Sri Lanka en Cuba, Excelentísima Señora Tamara Kunanayakam, Alberto Granados, junto a José Mendoza Argudín, compañero del Che en la Sierra Maestra y quien le acompañara en uno de sus viajes por el mundo después del triunfo de la Revolución, en un acto de gran simbolismo sembraron un árbol de Karapincha, junto a familiares y amigos en la casa de Granados, coincidiendo con el aniversario 52 de la entrada de los Rebeldes a La Habana. Fue el 8 de enero de 2011. Tuve el privilegio de que me invitaran a la sencilla ceremonia y pude dejar constancia gráfica de aquel momento de inmensa emoción. Pongo estas imágenes en tus manos, para de ser posible, se publiquen en Cubadebate con motivo de la dolorosa desaparición del amigo Alberto." Roberto Chile


Afuera, periodistas y pobladores pujaban por acercarse. Nunca se había visto tanta gente en las calles de Alta Gracia hasta ese 22 de julio de 2006, en que Fidel Castro y Hugo Chávez entraron al caserón de Villa Nydia, un chalet inglés con techos de chapas verdes y tejas ocres, acompañados exclusivamente por las cámaras de la televisión venezolana, unas pocas personas de las comitivas oficiales, la directora de la casa convertida en Museo y cuatro amigos de la infancia del Che: Carlos (Calica) Ferrer, Enrique Martín, Ariel Bidosa y Alfredo Moreschi. Alertado de la visita, Calica, que a principios de los 50 siguió al joven Ernesto Guevara en su segundo viaje por América Latina, había llegado desde Buenos Aires para encontrarse con sus compañeros, que viven a unas cuadras de aquella antigua casona de la calle Avellaneda, marcada con el número 501, en el barrio Villa Carlos Pellegrini.
Fidel y Chávez habían llegado un par de días antes a la Argentina para asistir a la Cumbre de Jefes de Estado del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), y habían extendido su programa en el país solo para realizar esa visita, juntos, a la provincia de Córdoba. En Villa Nydia el Che vivió desde los 4 a los 15 años, cuando sus padres buscaron un lugar cerca de la sierra, con clima más propicio para un niño que padecía violentas crisis de asma desde que tenía dos años. Desde allí Ernesto salió a explorar la cordillera, estudió la primaria y la secundaria, y tuvo su primer trabajo y su primer amor.

Leer más / Ocultar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
top